La indemnización por despido varía en función de la modalidad de despido que practique la empresa. Si se trata de un despido objetivo, le corresponden al trabajador 20 días de salario por año trabajado. En caso de que el despido sea disciplinario o se trate de un despido objetivo impugnado por el trabajador y declarado improcedente, la indemnización será de 45/33 días por año trabajado.

A continuación se explica de forma concreta y exhaustiva qué cálculos debemos realizar para obtener el importe de indemnización.

Cómo calcular la indemnización por despido

¿Qué hay que tener en cuenta para calcular la indemnización por despido?

Son tres las variables que intervienen en el cálculo de la indemnización, que desarrollaremos en los próximos epígrafes:

1.- Salario diario
2.- Antigüedad del trabajador en la empresa
3.- Tipo de despido practicado

Salario diario

El salario diario es el punto de partida en el cálculo de la indemnización. Para concretarlo, debemos calcular el salario anual, con la suma de los salarios brutos de los últimos doce meses, incluidas las pagas extraordinarias. El resultado lo dividiremos entre los días que tiene el año, que a efectos laborales son 360, (no 365 como tiene el año natural).

¡Atención! No se tendrán en cuenta en esta suma las dietas percibidas, ni las aportaciones realizadas por la empresa a planes de pensiones o a seguros, ni otros conceptos que no tengan naturaleza salarial, como por ejemplo, el plus de transporte.

Ejemplo práctico: Eva tiene un salario mensual de 1.300 euros brutos, más dos pagas extraordinarias de 1.000 euros cada una.

  • Salario: 1.300 x 12 = 15.600 euros
  • Pagas extraordinarias: 1.000 x 2 = 2.000 euros
  • Salario anual = 17.600 euros
  • Salario diario = 17.600/360= 48,88 euros

Antigüedad en la empresa

Para el cálculo de la indemnización, debemos obtener el dato de la antigüedad en años. El tiempo que no llegue al año, lo contaremos en días y los dividiremos entre los 360 días que tiene el año a efectos laborales.

Ejemplo práctico, (continuación del anterior): Eva tiene una antigüedad en la empresa de 2 de abril de 2010. El despido tiene fecha de efectos del 30 de octubre de 2015.

Eva ha cumplido cinco años completos (del 2 de abril de 2010 al 2 de abril de 2015) y unos meses. Para tener en cuenta el tiempo trabajado correspondiente a esos meses que no alcanzan el año, debemos calcular cuántos días han sido. Desde el 2 de abril de 2015 al 30 de octubre de 2015 han transcurrido 211 días, lo que supone el 0,59 del año (211/360).

Por tanto, Eva ha prestado servicios durante 5,59 años.

Cálculo de la indemnización

Por último, debemos atender a la modalidad del despido para lograr el importe final de la indemnización.

Si el despido es objetivo, es decir, por causas no imputables al trabajador, la indemnización será equivalente a 20 días de salario por año trabajado, con un tope máximo de 12 meses de salario, es decir, que la indemnización no podrá ser superior a multiplicar el salario mensual por 12.

Ejemplo práctico: Eva ha sido despedida por causas económicas. La empresa le informa que se ha visto obligada a amortizar su puesto de trabajo y que le pone a su disposición la indemnización equivalente a 20 días por año trabajado.

Multiplicaremos el salario diario por los veinte días del despido objetivo y por los años trabajados: 48,88 euros/día x 20 días por año trabajado x 5,59 años trabajados en la empresa = 5.464,78 euros.
Le corresponden 5.464,78 euros netos de indemnización por el despido objetivo.

→ Si el despido practicado ha sido disciplinario o se trata de un despido objetivo injustificado y el trabajador lo impugna, la indemnización será la prevista para el despido improcedente, esto es, de 45 días de salario por año trabajado hasta el 12 de febrero de 2012, con un tope máximo de 42 mensualidades y a partir de esa fecha, de 33 días de salario por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades.

Multiplicaremos el salario diario por los los 33/45 días, en función del periodo trabajado antes y después del 12 de febrero de 2012.

Cómo calcular la indemnización por despido

Ejemplo práctico

En caso de que Eva considere que las causas de su despido objetivo no son ciertas o que se ha incumplido algún requisito formal esencial en la comunicación del despido, puede impugnarlo y conseguir la declaración de improcedencia.
También podría declararse improcedente el despido disciplinario, es decir, el motivado por un incumplimiento grave y culpable de la trabajadora, si este incumplimiento no existiera o si la empresa no lo pudiera probar.

Tal y como se ha indicado, Eva tiene una antigüedad en la empresa de 2 de abril de 2010. Necesitamos este dato, ya que el día 12 de febrero de 2012, fecha en la que entró en vigor un cambio legislativo, supone un cambio en el cómputo de la indemnización. Por tanto tendremos dos periodos, el primero desde el inicio de la relación laboral hasta el 12 de febrero de 2012 y, el segundo, desde el 12 de febrero de 2012 hasta el 30 de octubre de 2015.

** Antes del 12 de febrero de 2012: Desde el 2 de abril de 2010, ha transcurrido 1 año completo y 316 días, es decir, 1,88 años (1 + (316/360))

En esta primera fase, se prevén 45 días de salario por año trabajado. Por tanto, en esta primera fase el importe es el siguiente: 48,88 x 45 x 1,88 = 4.135,25 euros.

** Después del 12 de febrero de 2012, hasta el 30 de octubre de 2015 han transcurrido 3 años completos y 261 días, es decir, 3,73 años ( 3 + (261/360))

La indemnización correspondiente a la segunda fase, con 33 días de salario por año trabajado, es la siguiente: 48,88 * 33 * 3.73 = 6.016,64 euros.

Por tanto, la indemnización total es la suma de las dos fases, 10.151,89 euros.