El Black Friday o viernes negro es una jornada que cada año cuenta con más seguidores en nuestro país. Pero, aunque sea un día muy beneficioso para las grandes empresas, acarrea unos costes muy altos para las personas que trabajan antes, durante y después de ese día. Contratos temporales, salarios bajos y jornadas laborales extenuantes son algunas de las consecuencias de la precariedad laboral que va unida a esta «fiesta del consumo».

Si quieres saber más sobre este tema y tener otro punto de vista sobre el Black Friday, lee aquí el artículo que hemos escrito para Lawstyle.es.