¿Cómo se calcula la antigüedad laboral y cuándo se pierde?

Antigüedad laboral

La antigüedad laboral se calcula en base al tiempo que el trabajador ha trabajado en una empresa. Se toma en cuenta desde el primer contrato de trabajo. Todos los contratos se consideran para el cálculo de la antigüedad laboral, excepto los correspondientes a situaciones de becarios, pasantes o figuras similares.

¿Para qué le sirve al trabajador la antigüedad laboral? La antigüedad genera derechos económicos. Cuando el Convenio Colectivo así lo establece, la antigüedad se traduce en un plus salarial. Este plus salarial depende exclusivamente del Convenio, pues el Estatuto de Trabajadores no lo establece.

Por lo tanto, si no está dispuesto en el Convenio Colectivo, la empresa no tiene obligación de pagarlo.

Podemos ayudarle

En Civic Abogados somos abogados especialistas en derecho laboral en Madrid. Si necesita un despacho laboralista con amplia experiencia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

La antigüedad laboral tiene fundamental importancia a la hora de calcular la indemnización por despido. Tanto en caso de despido procedente como improcedente, los pagos de la empresa al trabajador se calculan en función del tiempo computado de permanencia en la empresa.

En muchas empresas, la antigüedad laboral se tiene en cuenta a la hora de ascensos y prestaciones especiales a las que la ley no obliga. En la actualidad la permanencia en una misma empresa se acorta porque los trabajadores optan por la rotación.

Premiar la antigüedad laboral es una forma de motivar a que el trabajador se mantenga en su puesto. Esto beneficia también a la empresa, que se ahorra el tiempo y la inversión en la capacitación de un nuevo empleado.

¿Qué es importante saber acerca de la antigüedad laboral y de cómo se calcula?

Si bien parece sencillo calcular la antigüedad laboral, hay situaciones en las que surgen dudas. Por lo tanto, es importante tener en cuenta algunas consideraciones que aclaran el procedimiento para que el cálculo sea preciso.

Todos los contratos se computan

Lo primero que hay que considerar es que todos los contratos laborales en una empresa se toman en cuenta para el cálculo de la antigüedad laboral. Se deben incluir los contratos temporales y los de tiempo de preparación y práctica para el trabajo.

No se consideran para la antigüedad los contratos de becarios, pasantes o trabajos realizados como prácticas curriculares para estudios universitarios o de otro tipo. Estos contratos no se consideran generadores de relación laboral.

Antigüedad en empresas de trabajo temporal

Un supuesto especial es el de una persona que trabaja en una empresa de trabajo temporal contratada por otra. Si en algún momento esa misma empresa contratante integra al trabajador a su plantilla permanente, el tiempo en la empresa temporal se computará como antigüedad laboral.

Los contratos temporales en la misma empresa se suman

La legislación actual tiende a eliminar los contratos temporales continuados en la misma empresa. Pero para quienes los hayan mantenido, se computará la antigüedad como si la contratación hubiera sido continuada. 

Si ha existido lapso de tiempo razonablemente prolongado entre uno y otro contrato temporal, se puede constituir una excepción.

Cambios empresariales que no interrumpen el cómputo de la antigüedad laboral

La legislación prevé que determinados cambios en las empresas no pueden afectar la antigüedad laboral a todos sus efectos. ¿Cuáles son estos cambios?

  • Cuando tiene lugar una sucesión empresarial, no se interrumpe la antigüedad laboral, que se computará a partir del tiempo desempeñado en la primera empresa. Si la empresa cambia de nombre, de propietarios o de accionistas, tampoco se afecta la antigüedad laboral.
  • Si la empresa traslada al empleado a otro centro de trabajo o grupo empresarial, no se interrumpe la antigüedad laboral.

Las bajas temporales no pueden afectar la antigüedad.

Una baja temporal por razones admitidas por la legislación no puede afectar el cómputo de la antigüedad laboral. Es el caso de bajas por incapacidad temporal, maternidad o paternidad, por ejemplo.

El concepto básico es que todo el tiempo de trabajo en una misma empresa se computa en la antigüedad laboral. Existen las excepciones que se han explicado de becas, prácticas por estudios o contratos discontinuos con extensos lapsos de tiempo entre ellos.

¿Cuándo se pierde la antigüedad laboral en una empresa?

La antigüedad laboral se define por la existencia de una relación laboral entre trabajador y empresa. Por lo tanto, el único motivo por el que se pierde es cuando se termina esta relación. Normalmente esto ocurre por un fin de contrato temporal o por un despido.

¿Qué pasa con la antigüedad si después de finalizado un contrato temporal la empresa vuelve a contratar al mismo empleado?  Dependerá del tiempo que pasó entre los dos contratos. Si el plazo es muy extenso, la antigüedad laboral no se suma.

La legislación no establece específicamente cuánto tiempo debe pasar entre un contrato temporal y otro para que se pierda la antigüedad laboral y se comience desde cero. Sin embargo, la jurisprudencia se ha ocupado del asunto en la medida en que los tribunales han tenido que resolver demandas.

En este sentido, las sentencias muestran que el Tribunal Supremo considera que no se rompe el vínculo laboral si el plazo entre contratos temporales es menor a un mes. Sin embargo, si se trata de varios contratos sucesivos, los plazos se aumentan.

Por ejemplo, en la sentencia del 8 de noviembre de 2016, el Tribunal Supremo ha considerado que existe unidad de la relación laboral después de una interrupción de casi cuatro meses. Lo mismo ha considerado en la sentencia del 26 de febrero de 2016, en un caso en donde mediaban 69 días entre dos contratos.

En algunos casos, el Tribunal ha considerado el porcentaje de la interrupción de contratos en el total de tiempo trabajado por el empleado. Y si el porcentaje ha sido pequeño, ha sentenciado que se compute la antigüedad laboral total.

Estas consideraciones se aplican sean cuales sean las causas de la interrupción del trabajo. Es decir, que se trate de despido, de baja voluntaria o de fin de contrato el cómputo de la antigüedad laboral se maneja de la misma manera. Ahora bien, para el cálculo de la indemnización por despido, se toma en cuenta el tiempo efectivamente trabajado, no los plazos entre contratos.

En caso de que haya diferencias entre la estimación de la antigüedad laboral que realiza la empresa y la que considera el trabajador, siempre cabe la posibilidad de interponer una demanda. Para ello, lo mejor siempre es contratar a un abogado especializado en cuestiones laborales, que podrá guiar al trabajador en este camino.

Concertar cita
Puede llamarnos al 911 13 82 72 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Especialistas en Laboral
    Amplia experiencia
    Atención personalizada
    Presupuesto cerrado
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Mayor nº 88, 3º G 28013 Madrid, Comunidad de Madrid 911 13 82 72 contacto@civicabogados.com