La cesión ilegal de los trabajadores es un fenómeno muy habitual en el mercado laboral. Se produce en tantos sectores y con tanta frecuencia que se ha normalizado por completo y, por ello, se entiende socialmente que es una situación amparada por la ley. Sin embargo, se trata de una irregularidad cometida por las empresas contra la que el trabajador puede hacer valer sus derechos.

¿Cuándo hay cesión ilegal?

Debe concurrir alguna de las siguientes circunstancias:

  • Una empresa (cedente), que ha contratado a un trabajador, lo pone a disposición de otra empresa (cesionaria) para realizar su prestación laboral,
  • La empresa cedente no tiene actividad propia y estable, no cuenta con los medios necesarios para el desarrollo de la actividad y no ejerce las funciones de dirección y control sobre el trabajador.
  • Es la empresa cesionaria la que realiza las funciones de dirección y control.

Cesión ilegal de los trabajadores: cómo identificarla y qué hacer frente a ella

Además, para que un trabajador pueda acreditar que está cedido de forma ilegal, deben cumplirse las siguientes características comunes que concurren en la cesión ilegal de trabajadores. Cuantas más características se cumplan, más fácil será lograr una sentencia favorable para el trabajador:

  1. El centro de trabajo está ubicado en las instalaciones de la empresa cesionaria.
  2. El horario y jornada lo establece la empresa cesionaria, y no la que celebró el contrato de laboral con el trabajador.
  3. Las vacaciones las establece o coordina la empresa cesionaria.
  4. El trabajador sigue las instrucciones del personal de la empresa cesionaria y rinde cuentas a los responsables de la misma.
  5. La empresa cesionaria ejerce funciones sancionadoras.
  6. Las tareas que el trabajador realiza son iguales o similares a los de otros trabajadores de la empresa cesionaria.
  7. El trabajador forma parte del organigrama funcional de la empresa cesionaria.
  8. Los instrumentos y material de trabajo pertenecen a la empresa cesionaria, y no a la que contrató al trabajador.
  9. El trabajador se acredita frente a terceros como trabajador de la empresa cesionaria.

Por qué se da la cesión ilegal

Mediante el fraude de la cesión ilegal sale ganando tanto la empresa cedente como la cesionaria. La cedente únicamente se dedica a proporcionar mano de obra y la cesionaria paga salarios inferiores, sin hacerse cargo de los costes de contratación, responsabilidades y despidos.

Cómo actuar ante la cesión ilegal

El trabajador puede demandar por cesión ilegal, mientras subsiste la relación laboral, contra las empresas implicadas en la cesión.

En caso de despido, se deberá impugnar el despido frente a las dos empresas, puesto que la responsabilidad es solidaria para ambas.

Consecuencias de la cesión ilegal

Consecuencias de la cesión ilegal

Si la acción de cesión prospera y se declara ilegal, las consecuencias pueden llegar a ser muy beneficiosas para el trabajador. Principalmente, estos son los derechos que le corresponderán al trabajador que haya sido cedido ilegalmente.

La declaración de cesión ilegal da derecho al trabajador a adquirir la condición de fijo, si el contrato era temporal y de optar por pertenecer tanto a la empresa cedente como a la cesionaria.

En caso de despido, si el trabajador demandó a las empresas y se declara improcedente, y las empresas han sido condenadas solidariamente, el trabajador podrá optar por integrarse a la plantilla de la empresa que prefiera, aunque la elegida por el trabajador podrá optar entre la readmisión o indemnización.

Se podrá declarar el despido nulo, si la empresa despide o no renueva el contrato al trabajador como represalia por denunciar la ilicitud de la cesión ilegal, al vulnerar la garantía de indemnidad, esta nulidad sólo afectaría a la cesionaria en cuanto a la readmisión.

El trabajador adquirirá los derechos y obligaciones existentes de la empresa cesionaria, y podrá reclamar las diferencias salariales, con el límite de prescripción de un año.

Sanciones para las empresas

La cesión ilegal de trabajadores se considera una infracción laboral muy grave, sancionable con multa de 6.251 a 187.515 euros.

La inspección de trabajo en la memoria de 2014, en relación con la cesión ilegal de mano de obra, realizó 2.056 actuaciones en la materia, formuló 68 requerimientos y detectó 259 infracciones, ascendiendo el importe total de las sanciones propuestas como consecuencia de las mismas a 3.013.183 euros.

Un ejemplo: el sector de la informática paradigma de la cesión ilegal

El más claro ejemplo de cesión ilegal en nuestro país se produce en el ámbito de la consultoría informática, siendo los programadores los más afectados por la cesión ilegal.

En este caso, los programadores realizan las mismas tareas que los trabajadores de la empresa cesionaria, formando parte de la estructura organizativa.

Los programadores en cesión ilegal suelen cobrar entre 700 y 900 euros menos según cálculos realizados por el sindicato CC.OO.